La primera mano que sostuvo la mía

Así empieza…

lamanoquesostuvolamia_1

“Verás. Los árboles de esta historia empiezan a agitarse, tiemblan, se recolocan. Soplan unas ráfagas de brisa marina y se diría que los árboles, por su inquietud, por su impaciencia con la que mueven la copa, sepan que va a pasar algo”

Al leer estas primeras líneas supe que esta novela me iba a hacer sentir, que me adentraba en todo un mundo de sensaciones.

Maggie O´Farrell narra con tanto detalle, que es imposible no sufrir una inmersión total en la historia y experimentar lo que los personajes padecen. Sabe expresar los sentimientos humanos con mucha destreza, es sin duda su gran habilidad.

La autora va entrelazando dos historias llenas de secretos. Por un lado nos encontramos con Lexie  Sinclair una mujer decidida, independiente y moderna en el Londres de los años 50. Es sin duda el personaje que más he disfrutado, un poco por todo, por su personalidad, su vida. También por su manera de llevar la maternidad con tanta naturalidad, ella sola, sin dejar ni oficio, ni  hijo. Siempre rodeada y llena de amor.

Por otro lado tenemos una pareja en la actualidad, también en Londres. Ellos se encuentran en una situación parecida a Lexie Sinclair, pero viven la maternidad desde el caos y la depresión.

  • esta es la historia

Cansada de someterse a la voluntad de sus padres, Lexie Sinclair decide abandonar la casa familiar en el campo e instalarse en Londres. Allí conoce a Innes Kent, el editor de una revista de arte que la introducirá en los ambientes bohemios del Soho de mediados de los años cincuenta, y empezará una vida completamente distinta a la que estaba prevista para ella.

Años más tarde, en el Londres actual, la maternidad ha trastocado la vida de Elina: un día se olvida de los zapatos al salir de casa y al otro es incapaz de recordar el día del parto. Mientras, Ted, el padre de su hijo, se va encerrando en sí mismo y empieza a recordar episodios de su infancia que había olvidado.

Con su habitual pericia narrativa, Maggie O’Farrell entrelaza la vida de dos mujeres separadas por varias décadas: el arte, el amor, la traición, los secretos y la maternidad establecen extraños paralelismos entre ellas. Galardonada con el premio de novela Costa, La primera mano que sostuvo la mía confirmó a su autora como una de las más prometedoras narradoras británicas.

  • sobre la autora

Maggie O’Farrell nació en 1972 en Coleraine, Irlanda del Norte. Es autora de siete novelas: After You’d Gone (2000), My Lover’s Lover (2002), The Distance Between Us (2004, ganadora del premio Somerset Maugham), La extraña desaparición de Esme Lennox (2007), La primera mano que sostuvo la mía (2010), Instrucciones para una ola de calor (2013) y Tiene que ser aquí (2016; Libros del Asteroide 2017), y un libro de memorias, I am, I am, I am (2017).

Gracias por vuestro tiempo y espero haber avivado lo suficiente vuestra curiosidad para incitaros a su lectura